La importancia de conocer nuestra mente

Toda la variedad de nuestras experiencias pueden reducirse a este conjunto:

  • percepciones del mundo a través de los 5 sentidos,
  • sensaciones corporales,
  • emociones,
  • imágenes mentales y pensamientos.

A los últimos dos aspectos (imágenes mentales y pensamientos) ordenados con cierta coherencia les llamamos conocimiento.

Y no hay que pensarlo mucho para comprender que todo este conocimiento y todas nuestras experiencias son conocidos en nuestra mente y por nuestra mente.

Nuestra mente es el contenedor y a la vez el procesador de todas nuestras experiencias y conocimientos.

De ahí que para conocer la realidad de cualquier cosa en el mundo, es necesario primero conocer la naturaleza de la mente a través de la cual estas cosas son conocidas.

Es obvio que nuestra mente tiene limitaciones por lo que llegamos a la siguiente importante reflexión:

Si miramos el mundo a través de unos lentes con tinta azul, veremos el mundo de color azul y quizá pensemos “oh… el mundo es azul”.

Sin embargo, el mundo no es azul, sino que lo vemos azul debido a la limitaciones particulares de los lentes a través del cual observamos.

De la misma forma, si nuestra mente tiene limitaciones, nunca podremos estar seguros que el mundo que conocemos, a través de nuestra mente, no es más que un reflejo de las limitaciones de la misma.

Y cuando digo mundo, aquí me refiero a los objetos materiales, pero también a nuestras actividades y relaciones.

De esta forma, no hay proyecto más importante en nuestra vida, y más fundamental, que conocer la naturaleza de nuestra propia mente.

Sólo de esta forma podremos descubrir todas nuestras proyecciones, que debido a nuestros propios condicionamientos culturales, de educación, y físicos, proyectamos inconscientemente en el mundo, en nuestras actividades y nuestras relaciones a través de creencias limitantes.

A su vez, surge la pregunta:

¿Qué es aquello que puede investigar o conocer la naturaleza de nuestra mente?

Y tal como explicamos al inicio, la mente es el vehículo a través del cual experimentamos el mundo y en donde tiene lugar el proceso de conocer.

Entonces llegamos al sorprendente resultado de que es nuestra propia mente el vehículo mediante el cual puede conocerse a sí misma.

Por otro lado, el nombre que la mente se da a sí misma es “Yo”.

Y así llegamos a la conclusión de que el proceso de la mente investigándose a sí misma es equivalente al proceso de investigar cuál es nuestra esencia, o en otras palabras “quién o qué soy Yo”.

Y esta es la conclusión que llegamos hasta aquí:

La pregunta “¿Cuál es la naturaleza esencial de la mente?” y la pregunta “¿Quién o qué soy Yo?” son dos formas equivalentes de hacer la misma pregunta.

Y como la mente es el medio donde y a través de la cual conocemos toda nuestra experiencia, comprender qué soy yo, o cuál es la naturaleza de la mente es el conocimiento fundamental, punto de partida, o la base para construir cualquier otro conocimiento ya sea de nuestra vida o nuestras relaciones.

Si conocer cuál es la cualidad esencial de tu mente, o lo que es lo mismo, conocerte a ti mismo e impactar así de forma fundamental en tu vida y tus relaciones es algo que te interesa, considera acompañarnos en nuestras clases de Yoga Meditación. 

About the Author
Doctorado en física teórica, mentor de meditación, guía personal, explorador de la consciencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *