Obtén gratis 3 Ebooks y aprende 9 hábitos

para eliminar inmediatamente sufrimiento innecesario en tu vida.

qué te pierdes mientras te haces las preguntas incorrectas

Justo ahora estoy viviendo en París.

Estoy teniendo un gran momento en mi vida junto a mi compañera de vida.

Ayer fuimos a un parque que me pareció inmenso.

Vi parejas y familias paseando junto a un hermoso lago.

Patos, gansos y perros también compartían el lugar.

gansos

Recuerdo haber venido antes a esta hermosa ciudad.

Varias veces de paso haciendo breve escala entre dos viajes en avión.

En una ocasión fue un viaje planificado, pero me perdí toda la experiencia.

Estaba obsesionado con el miedo y la inseguridad.

Cada día de aquella vez me preguntaba cosas como:

¿Podremos verlo todo?

¿Nos perderemos algo importante?

¿Genuinamente verá que hago esto por ella?

¿Estaré a la altura del viaje?

¿Me aceptará como soy?

¿Haré algo incorrecto?

¿Pensará que no quiero estar con ella?

Creo que no me valora lo suficiente.

Creo que no se da cuenta cómo disfruto viajar juntos.

¿Encontrará a alguien más atractivo?

Se comporta de forma extraña.

En realidad me usa para no estar sola.

Vinimos juntos pero nos comportamos como si estuviéramos separados.

¿Por qué está tan distante?

¿Le pasará algo?

Y así estuvo mi mente en París hace muchos años.

Ahora, que el tiempo ha pasado y he hecho mucho trabajo personal, las preguntas han cambiado.

Y como consecuencia han cambiado las emociones que siento, las acciones que hago y ahora mi vida es distinta.

Esto es lo que me pregunto hoy:

¿Cómo me siento hoy?

¿Qué relaciones profundas puedo construir aquí?

¿Cómo es que las aves conviven en paz y cercanía con las personas?

¿Dónde hay un lugar bonito para comer?

¿Qué hay interesante para hacer?

¿Qué nuevo lugar puedo conocer hoy?

¿A dónde iría ahora si no me creo que estoy cansado?

¿Por qué soy tan afortunado?

¿Qué puedo crear durante mi estancia?

¿Qué oportunidades podría aprovechar?

Mientras caminaba ayer por el parque al borde del lago, de pronto apareció un sisne frente a mi.

Era hermoso.

No había nadie cerca.

Ambos nos quedamos observándonos.

El cisne comenzó a desplazarse moviendo sus alas fuertemente.

Poco a poco, bajo mi mirada, despegó del agua en un majestuoso gesto de poder y delicadeza.

cisne

Fue un momento increíble.

Mientras regresaba a mi departamento pensaba cómo me habría perdido toda la belleza del momento si hubiera estado molesto, angustiado o preocupado por inseguridades personales.

La vida ocurre justo delante de nuestros ojos mientras estamos mentalmente ausentes: preocupados por el pasado o por lo que vendrá. Clic para tuitear

¿Qué te estás perdiendo mientras te haces las preguntas equivocadas?

 

Si este artículo te ha enseñado algo te invito a que lo compartas. Quizás sea lo que justo hoy alguien requiere leer.

Y te invito a dejarme tus comentarios. Yo te contestaré con mucho gusto.

Ten un hermoso día.

Arezky Hernández

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.